Categoría: Consejos

Categorías:Consejos

Durante esta temporada invernal, te conviene saber cuáles son las claves de conducción con malas condiciones climatológicas. Descúbrelas aquí.

Ya va alguna que otra nevada y se esperan temperaturas gélidas, y es bien sabido que se esperan un buen número de trayectos a través de carretera, como también que, debido a la temporada no sería extraño que se presentarán condiciones climatológicas adversas en la carretera (tales como lluvia, viento, niebla, nieve, hielo entre otros) que pudieran retrasar nuestro viaje y también afectar nuestra conducción.

Entonces, ¿Cuáles serían las claves de conducción cuando existe mal clima en cada uno de esos casos?. ¡Desde Desguaces Melli te lo compartimos!.

Claves de conducción con malas condiciones climatológicas

Sujeta con firmeza tu volante al haber viento: Si llegan a presentarse rachas de viento muy fuertes, es de suma importancia que reduzcamos la velocidad e ir conduciendo con marchas más cortas para lograr que nuestro motor tenga más fuerza. Tenemos que sujetar con fuerza y firmemente nuestro volante y evitar maniobras que sean muy bruscas y que puedan desestabilizar nuestro coche, en especial al adelantar.

Reduce la velocidad si hay hielo: Si al haber lluvia debemos respetar la distancia de seguridad, con placas de hielo en carretera o con heladas con mucha más razón, pues la perdida de adherencia aumenta. También lo ideal es conducir con suavidad y reducir la velocidad y la marcha para que podamos evitar cualquier percance o susto.

Circula en marchas largas con nieve: Al empezar a nevar es muy importante que circulemos en marchas largas y que bajemos la velocidad en lo posible, aparte de llevar los neumáticos más adecuados y de encender las luces. El hielo que se pueda llegar a formar después de un rato, sería lo más peligroso de la nieve, y es por este motivo que es importante seguir las marcas de otros coches al conducir, y de preferencia, tratar de circular por carreteras principales, las cuales suelen limpiarse primero.

Aumenta tu distancia de seguridad con lluvia: En toda situación siempre es importante mantener nuestra distancia de seguridad, pero cuando se presentan condiciones de clima adversas, como cuando llueve y el asfalto se encuentra mojado, es aún más importante aumentar dicha distancia, pues nuestros neumáticos perderán adherencia y nuestros frenos no reaccionarán de la misma manera que cuando el asfalto se encuentra seco. Sobre todo, debemos tener muchísimo cuidado con el efecto llamado aquaplaning, que podría causar que patinemos con nuestro vehículo y que salgamos de la vía o que suframos algún accidente de tráfico.

Circular con precaución si hay niebla: Debemos prestar mucha atención a los bancos de niebla al conducir en carretera, ya que, la perdida de visibilidad provocada por estos mismos, podría llegar a extremo de no dejarnos ver con claridad más allá de nuestro capó. Por ello hay que conducir con mucha precaución y bajar nuestra velocidad. Tenemos que intentar en la medida de lo posible, aumentar nuestro campo de visión, pues es de vital importancia que otros conductores vean nuestro vehículo. También debemos usar las luces antiniebla de manera correcta.

30

Categorías:Consejos

Conoce en nuestro nuevo artículo todos los tipos de cadenas de nieve y todo lo que necesitas saber respecto a ellas para elegirlas bien.

Dentro de nuestro país no es un requisito obligatorio el llevar cadenas en nuestro coche, pero también debemos saber que ante cualquier desplazamiento hacia áreas montañosas o con ciertas condiciones meteorológicas adversas podrían exigirlas. Y por supuesto, existen ciertos tramos y zonas con señalamientos que nos indican que al menos debemos llevarlas con nosotros por cualquier situación repentina y complicada que se pueda presentar con el clima de invierno.

Si no llegáramos a traerlas con nosotros, la autoridad podría llegar a inmovilizar nuestro coche y ya no podríamos continuar con nuestro camino, pues también es peligroso conducir de esa forma al darse ciertas condiciones climatológicas. Aunque, a pesar de ello hay algunas excepciones, pues en caso de que nuestro coche llevará neumáticos de invierno (M+S) homologados, no será necesario que llevarlas, pero como generalmente las utilizan sólo personas que transitan muy usualmente por zonas nevadas y de hielo, desde Desguaces Melli te recomendaremos cuáles son las cadenas con mejor relación calidad-precio para tu vehículo.

Tipos de cadenas de nieve

• Cadenas metálicas: Son las más tradicionales y las más conocidas por todos, pero también las más asequibles y utilizadas. De acuerdo a la RACE son las que nos ofrecen una mejor relación entre precio y su efectividad. Podrás reconocerlas por sus eslabones metálicos. La desventaja de estas es que pesan mucho y por ello es un poco más difícil el poder montarlas, y también que por lo general no son compatibles con el uso adecuado del ESP (control electrónico de estabilidad) de los vehículos. Su precio se encuentra entre los 19 y los 50 euros.

• Cadenas compuestas o de red: Aquí la funda se forma por una red de cables de plástico con tacos de acero revestidos de material textil. Su montaje no es tan complicado, pero si necesita de cierta fuerza para ajustarlas correctamente al neumático. Duran más que las de tela y son compatibles con el control de estabilidad y en este caso su precio aproximado es a partir de los 70 euros.

• Cadenas textiles o de tela: Estás son mucho más ligeras que las metálicas y ello facilita su montaje, pues básicamente se trata de una funda de tela que cubre a nuestros neumáticos. Por otra parte, no afectan a los controles de estabilidad y la conducción con ellas es suave. El único detalle es que duran menos al ser más delicadas. Su costo es de entre 30 y 100 euros.

• Cadenas semiautomáticas: Estas cadenas son mejor conocidas como Spikes Spider y podemos identificarlas porque llevan una parte móvil que se monta y se desmonta y una parte fija que va instalada en la llanta, por lo cual es fácil de instalar también. Son bastante eficaces sobre hielo o nieve y duran mucho, ajustándose a los usuarios que las necesitas para uso frecuente. Se recomiendan para coches de alta gama que poseen neumáticos de bajo perfil. Su único inconveniente es que su precio está entre los 200 y 600 euros.

• Cadenas ‘líquidas’: A dicho producto no se le pueden llamar cadenas y no valen cuando hay que hacer uso obligatorio de ellas. Se trata de un spray que se aplica sobre la banda de rodadura de nuestras llantas para aumentar la adherencia y sólo nos podría ayudar en casos muy puntuales. Y su precio es muy bajo en comparación a las cadenas, ya que su está entre los 5 y 7 euros.

103

Categorías:Consejos

Es muy importante siempre tener una buena visibilidad al conducir, así que, hoy conocerás otro motivo para cuidar del parabrisas en invierno.

En la actualidad, muchos vehículos ya incluyen asistentes a la conducción o ADAS. Los últimos modelos de coches ya traen de serie algunos, sobre todo después de que la UE diera la orden de instalar de forma obligatoria algunos sistemas de asistencia para poder mejorar en carretera la seguridad vial, y en aquellos que no son tan nuevos pero que también son de los últimos años, el dueño del coche ha podido decidir si quiere colocarlos en este mismo como un extra de seguridad.

A pesar de que estos sistemas estén ayudando a poder reducir la siniestridad debido a imprevistos que pudiesen aparecer en carretera o a despistes del mismo conductor, no son al 100% infalibles. Sobre todo, al pasar el tiempo y según el estado del coche o las condiciones climáticas.

¿Pero entonces, qué tiene esto que ver con el cuidado de nuestro parabrisas?. ¡A continuación desde Desguaces Melli te lo explicamos!.

Otro motivo para cuidar del parabrisas en invierno

El estado de nuestro parabrisas, podría afectar la efectividad de los sistemas ADAS. De acuerdo a un estudio realizado por la American Automobile Association, aunque pueda ser mínimo, pero debido a la suciedad en nuestro parabrisas, el funcionamiento de dicho sistema, podría verse de alguna forma afectado de manera negativa. Y si también sumamos a ello que existan condiciones climáticas adversas que son normales durante esta temporada, dicho sistema de ayuda podría comenzar a fallar, pues el estudio anteriormente mencionado afirma que la nieve y la lluvia afectan el buen funcionamiento de los ADAS.

Dicha asociación recomienda siempre a los conductores tomar en cuenta que los sistemas de frenado automático de emergencia y de asistencia de mantenimiento de carril pueden bajar su respuesta o rendimiento en condiciones de clima adversas.

Por todo ello, es de suma importancia mantener a tope la limpieza de nuestro vehículo durante el invierno, claro, además de retirar el hielo del parabrisas de manera adecuada para evitar causar daños en este elemento, ya que, si lo mantenemos siempre limpio, les facilitará a los ADAS realizar su trabajo de forma adecuada. Por otro lado, también debemos cuidar y limpiar los sensores y las zonas de alrededor de las cámaras que se encuentran distribuidos a lo largo del perímetro de nuestro coche.

Debemos limpiar mucho más el coche

Los coches tienden a ensuciarse mucho más y más rápido durante el invierno, por lo que debemos limpiarlos con mucha mayor frecuencia. Aparte de hacerlo para ayudar a los ADAS a funcionar mucho mejor, lavar nuestro coche para retirar la sal que pudiera haber en las carreteras para prevenir la formación de nieve y el hielo también es importante, pues esta tiene un efecto corrosivo que puede llegar a dañar nuestra carrocería. Así que, si circulamos a través de carreteras, lo más recomendable es aclarar en forma regular los bajos de nuestro coche.

Y ya como último punto, debemos ser conscientes también de que circular con nuestro coche sucio, podría acarrearnos una multa, pues conducir con el parabrisas muy sucio o cubierto de hielo se sanciona con 80 euros, y si llevas la matricula sucia, ello podría llegar a costarte hasta unos 200 euros.

64

Categorías:Consejos

Si tu coche necesita algunos recambios, te decimos las piezas que vale la pena comprar en un desguace sin dudarlo. Sigue leyendo para saberlo.

En muchas ocasiones, las reparaciones de un coche se encarecen debido al precio de adquirir las piezas nuevas que se necesitan para poder sustituirlas. Por ello, una opción mucho más viable y económica para hacerlo, sería adquirir recambios de segunda mano, pues abaratarán el costo alrededor de un 20 o un 80% comparado contra adquirir piezas totalmente nuevas.

¿Y cuáles son las piezas que vale la pena comprar en un desguace en realidad?. En Desguaces Melli te lo contamos a continuación!.

¿Cualquier pieza es sustituible?

A pesar de que no todas las piezas en nuestro coche pueden ser sustituidas por recambios de un desguace, por ejemplo, los elementos estéticos o los parachoques sí que son una buena opción. En este caso, algo muy costoso, puede ser la reparación de plásticos y piezas que sean similares, por lo que lo más recomendable sería buscarlas en un desguace. Tal vez en algunos casos sea un poco difícil poder encontrar la pieza que buscamos exactamente del color de nuestro coche, pero aun así podremos ahorrar dinero si la pintamos.

Piezas que vale la pena comprar en un desguace

• Retrovisores y asientos

Los retrovisores y los asientos que se encuentran en buen estado, están por lo general en un muy buen precio de segunda mano. Los asientos cuestan en promedio aproximadamente unos 900 euros nuev0s, y en un desguace podría costarnos hasta un tercio de ello. Los retrovisores podrían llegar a costar unos 30 euros. de media cuando nuevos comprados en la casa Oficial podrían salir por encima de los 200€

• Luces y elementos eléctricos

Dichos elementos no suelen causar tantos problemas como para que nuestro vehículo termine en un desguace, por lo que es totalmente seguro comprarlos de segunda mano. Si pensamos adquirir las bombillas, tendríamos que estar bien seguros de que nuestro coche no ha sido golpeado en ese elemento.

En cuanto a los elementos electrónicos, podríamos poner como ejemplo el elevalunas, ya que en promedio cuestan unos 200 euros aproximadamente de primera mano, y en general podrás adquirir recambios por un precio bastante asequible (hasta un 70% menos), y sólo hay que contar con un poco de suerte para que la pieza que buscamos encaje de acuerdo a nuestro modelo de coche.

• El turbo y el motor

A pesar de que pudiera parecer extraño, pero en un desguace también podemos encontrar motores que se encuentran en muy buen estado hasta por unos 1.500 euros, siendo este un excelente precio en comparación de un motor nuevo que podría llegar a costar más de 3.000 euros. Debemos tomar en cuenta que no todos los coches que llegan a un desguace lo hacen por haber tenido problemas con el motor, de modo que, elegir el adecuado ayudará bastante a nuestro bolsillo.

Con el turbo sucede igual, pues es muy costoso adquirirla totalmente nueva, pues podría llegar a costarnos alrededor de unos 1.400 euros, y en cambio en un desguace podríamos llegar a encontrarla, dependiendo del modelo de nuestro vehículo y también del desguace a donde nos dirijamos, nos saldría alrededor de unos 200 euros.

93