BLOG

Categorías:Consejos

Conducir en carreteras heladas puede ser una experiencia aterradora. Las placas de hielo pueden aparecer en cualquier momento y pueden hacer que tu automóvil pierda tracción, lo que puede provocar accidentes graves. Aquí te damos algunas precauciones y consejos para que puedas conducir en la carretera de manera segura durante los días de invierno.

  1. Planifica tu ruta con anticipación: Si sabes que hay una zona de la carretera que se congela con facilidad, trata de evitarla si es posible. Si no puedes evitarla, conduce con precaución y a una velocidad adecuada.
  2. Usa neumáticos adecuados: Los neumáticos adecuados pueden ayudar a aumentar la tracción en carreteras heladas. Si sabes que estarás conduciendo en carreteras heladas, considera comprar neumáticos especiales para nieve o hielo.
  3. Reduce la velocidad: La velocidad es una de las principales causas de accidentes en carreteras heladas. Conduce a una velocidad adecuada para las condiciones y reduce la velocidad si notas que la carretera se está poniendo helada.
  4. Mantén una distancia segura: Si hay alguien delante de ti, mantén una distancia segura. Si el coche de adelante frena de repente, tendrás suficiente tiempo para detenerte sin causar un accidente.
  5. Usa las luces adecuadas: Asegúrate de usar las luces adecuadas en tu automóvil. Las luces delanteras deben estar encendidas y asegúrate de limpiar la nieve y el hielo de todas las luces para una mejor visibilidad.
  6. No frenes bruscamente: Si necesitas frenar en una carretera helada, hazlo suavemente y sin brusquedad. Si frenas bruscamente, es posible que pierdas el control del vehículo.
  7. Mantén el vehículo en buenas condiciones: Un vehículo en buenas condiciones, con los neumáticos, frenos y luces en buen estado, aumenta la seguridad al conducir en carreteras heladas.
  8. Prepárate para emergencias: Siempre lleva una linterna, un teléfono celular cargado y ropa abrigada en tu automóvil. Si te quedas atrapado en la nieve, podrás mantener la calma y esperar ayuda.

En conclusión, si tienes que conducir en carreteras heladas, es importante tomar precauciones y seguir estos consejos para aumentar la seguridad. Recuerda que siempre es mejor prevenir que lamentar, así que no dudes en tomar medidas para asegurarte de que estás conduciendo de manera segura.

800

Categorías:Consejos

El clima frío puede tener un impacto significativo en la presión de los neumáticos y, por lo tanto, en la probabilidad de sufrir un pinchazo. A medida que la temperatura exterior desciende, también lo hace la presión de los neumáticos, lo que puede llevar a una disminución del rendimiento y a un mayor riesgo de pinchazos.

¡A continuación te lo explicamos desde Desguaces Melli!.

Cuando la temperatura exterior cae, el aire en el interior de los neumáticos se contrae, lo que conduce a una disminución en la presión de los neumáticos. Por ejemplo, en condiciones de frío extremo, la presión de los neumáticos puede disminuir hasta un 10% en comparación con la presión a temperaturas más cálidas. Si la presión de los neumáticos es demasiado baja, esto puede aumentar el riesgo de pinchazos y también puede tener un impacto en la eficiencia de combustible.

Por esta razón, es importante revisar regularmente la presión de los neumáticos durante los meses de invierno. Se recomienda comprobar la presión de los neumáticos al menos una vez al mes y siempre antes de un viaje largo. Asegurarse de que los neumáticos estén inflados a la presión correcta puede ayudar a reducir el riesgo de pinchazos y a mejorar la eficiencia de combustible.

Otro factor que puede aumentar el riesgo de pinchazos durante el clima frío es la falta de agarre en la carretera. En condiciones de frío y húmedad, las carreteras pueden ser más resbaladizas, lo que puede aumentar la probabilidad de sufrir un pinchazo. Si la presión de los neumáticos es demasiado baja, esto también puede afectar el agarre de los neumáticos en la carretera, lo que aumenta el riesgo de accidentes.

Además, es importante recordar que la presión de los neumáticos puede fluctuar durante el día debido a los cambios de temperatura. Por lo tanto, es mejor comprobar la presión de los neumáticos en frío, antes de que el vehículo haya sido utilizado durante varios kilómetros. Si se comprueba la presión de los neumáticos cuando los neumáticos están calientes después de un viaje, la presión parecerá más alta de lo que realmente es, lo que puede llevar a una lectura incorrecta.

En resumen, la relación entre el frío y los pinchazos en los neumáticos es real y puede ser un problema importante durante los meses de invierno. La disminución de la presión de los neumáticos en condiciones de frío puede aumentar el riesgo de pinchazos y afectar la eficiencia de combustible. Por lo tanto, es importante comprobar regularmente la presión de los neumáticos durante los meses de invierno y asegurarse de que los neumáticos estén inflados a la presión correcta. También es importante recordar que la presión de los neumáticos puede fluctuar durante el día debido a los cambios de temperatura, por lo que es mejor comprobar la presión en frío antes de utilizar el vehículo. Con un poco de

conciencia y cuidado, se pueden reducir los riesgos asociados con los pinchazos y asegurarse de que los neumáticos funcionen de manera óptima durante el clima frío.

Además de comprobar la presión de los neumáticos, hay otros pasos que se pueden tomar para reducir el riesgo de pinchazos durante los meses de invierno. Por ejemplo, asegurarse de que los neumáticos estén en buenas condiciones, con suficiente profundidad en la banda de rodadura, puede ayudar a mejorar el agarre en la carretera y reducir el riesgo de sufrir un pinchazo. También se pueden considerar neumáticos de invierno o neumáticos de todo tiempo, que están diseñados específicamente para ofrecer un mejor agarre en condiciones de frío y húmedad.

En conclusión, la relación entre el frío y los pinchazos en los neumáticos es importante y puede tener un impacto significativo en la seguridad y la eficiencia de combustible. Asegurarse de que los neumáticos estén inflados a la presión correcta y en buen estado, y tomar medidas para mejorar el agarre en la carretera, pueden ayudar a reducir el riesgo de pinchazos durante los meses de invierno. Con un poco de conciencia y cuidado, se pueden mantener los neumáticos en óptimas condiciones y garantizar una conducción segura y eficiente durante todo el año.

773

Categorías:Consejos

Conoce los problemas que se te podrían presentar debido a las bujías afectadas por el frío y cómo evitarlo durante esta temporada de invierno.


Nuestras bujías son uno de los elementos más olvidados, pero también debemos cambiarlas cada cierto tiempo. A pesar de no parecer así, su vida útil es limitada al igual que otras tantas piezas, y si deseamos que nuestro motor rinda y funcione perfectamente, tendremos que sustituir a su tiempo debido estas pequeñas piezas.

Y hoy desde Desguaces Melli te contamos el por qué las bujías afectadas por el frío y por el desgaste pueden resultar peligrosas al momento de encontrarte al volante.

¿Cuál es el tiempo de vida útil de las bujías?

Su tiempo de funcionamiento correcto va desde los 20.000 kilómetros recorridos en las que son más antiguas con un núcleo de cobre, hasta los 160.000 kilómetros que son los que pueden aguantar las bujías que están instaladas en vehículos mucho más recientes.

En cualquiera de los dos casos, de todas maneras tendremos que sustituirlas cuando ya no se encuentren en buenas condiciones y que por supuesto, hayan llegado a los kilómetros recorridos anteriormente mencionados.

¿Cómo puede el frío afectar a nuestras bujías?

Las bajas temperaturas pueden afectar de forma directa a cómo funcionan nuestras bujías, haciendo que se dificulte en el encendido del coche su trabajo. Durante el arranque del motor, estas pequeñas piezas tienen un papel activo, pues son las encargadas de generar la chispa que se requiere para el encendido, y si aparte del frío intenso, no se encuentran en buen estado, es probable que a nuestro motor le cueste poder ponerse en marcha o quizás ni siquiera pueda arrancar.

¿Cómo puedo detectar fallos en mis bujías?

Es normal y muy bien sabido que a los coches en general les cuesta un poco más de trabajo arrancar durante el invierno. Si notamos que nuestro motor no consigue arrancar y estamos conscientes de que la batería funciona perfectamente porque está en buenas condiciones, las bujías podrían ser el motivo por el cual no se pone en marcha.

Y para poder detectar en las bujías cualquier posible fallo tendremos que prestar atención a los siguientes síntomas:

• Dificultad en el arranque: Cuando existen problemas en las bujías, la mayoría de las veces nos costará poder encender el motor.

• Más gasto de combustible: Las bujías desgastadas afectan negativamente a la mezcla de combustible y aire, disparándose así nuestro consumo.

• Ruidos raros: Al comenzar a fallar las bujías, pudiéramos comenzar a notar ruidos extraños o poco comunes por la fuerza de los pistones, así como también, vibraciones raras o traqueteos.

• Mal rendimiento del motor: Nuestra conducción será lenta y como comentamos antes, gastaremos más combustible del habitual.

Conclusión

Esperamos que estos datos te ayuden a estar más preparado ante la posibilidad de unas bujías afectadas por el frío de este invierno, y que así puedas evitarlo al darles un correcto mantenimiento a estas pequeñas pero importantes piezas para tu vehículo.

Y no olvides que, en la tienda online de Desguaces Melli podrás encontrar todos los recambios con la más alta calidad y de todas las marcas que puedas necesitar para tu vehículo. ¡Visítanos hoy mismo y sorpréndete!.

 

860

Categorías:Consejos

Es importante para nuestra seguridad el saber qué hacer si hay una nevada en carretera de pronto o si nos quedamos atrapados en medio de una.


El temporal frío que ha entrado recientemente ya ha comenzado a dejar en distintas provincias lo que serían las primeras nevadas. Y la seguridad vial es algo que se ve realmente afectado debido al fenómeno meteorológico de la nieve precisamente, pues merma el agarre de nuestros neumáticos y nuestra visibilidad al volante, lo cual evidentemente puede provocar un accidente.

Por este motivo, es de gran importancia que tengamos bien presente cómo es que debemos conducir al comenzar a nevar, y por supuesto también que debemos revisar en nuestro coche para asegurarnos de que se encuentra en perfecto estado para poder enfrentar una nevada. A continuación, te explicaremos todo acerca de ello desde Desguaces Melli.

¿Qué hacer si hay una nevada en carretera?

Lo primero que tenemos que hacer, es asegurarnos de que nuestros neumáticos se encuentran en buenas condiciones, tenemos que llevar con nosotros cadenas (por supuesto, sabiendo cómo colocarlas) o llantas all season. También debemos de haber revisado nuestra batería antes de haber salido de casa.

Ya que ha comenzado a nevar, te recordamos de acuerdo a la DGT cuáles son los gestos que debemos realizar para mantener el control de nuestro coche y la seguridad en todo momento durante la conducción. Como primer paso, tenemos que encender las luces de cruce, reducir nuestra velocidad y aumentar nuestra distancia de seguridad con respecto al coche que llevemos enfrente.

Para poder evitar que el vehículo se deslice o resbale, lo más recomendable es seguir las rodadas y las huellas de otros vehículos, y manejando nuestro volante con bastante suavidad. Se deben evitar también circular en marchas cortas, los frenazos y acelerones, y en el momento en que arranquemos, evitar así mismo pisar el pie del acelerador, lo más recomendable sería levantar el del embrague y entonces dejar que nuestro vehículo salga de manera suave.

¿Qué hago si una nevada atrapa mi coche?

Si una nevada empieza a complicarse más de la cuenta y termina siendo imposible el circular, podríamos llegar a quedar atrapados en la nieve. Para que podamos saber perfectamente cómo reaccionar ante esta situación, se ha publicado un vídeo por parte de la DGT en sus redes sociales con consejos e instrucciones si se nos llega a presentar una nevada y nuestro coche queda bloqueado por esta razón.

Lo primero que debemos hacer mantener la calma y apartarnos para dejar que puedan pasar las máquinas quitanieves. Entonces tendremos que llamar a protección civil, emergencias o a la Guardia Civil para informarles acerca de nuestra posición.

Debemos utilizar nuestra calefacción e ir cambiando con frecuencia el aire del habitáculo abriendo las ventanillas y controlando que la nieve no comience a bloquear el tubo de escape, pues podría ser muy peligroso. Por otro lado, si contamos con la luz V-16, hay que colocarla encima del techo en de nuestro coche para indicar nuestra posición para poder ser más fácilmente localizables.

Al encontrarse la calzada ya despejada o que por fin deje de nevar, antes de retomar nuestro camino tenemos que limpiar nuestros faros de nieve y nuestro parabrisas, ya que de no hacerlo podríamos estar circulando a ciegas y por lo tanto, sufrir algún percance.

640